martes, 27 de septiembre de 2011

Le Tour de France. Versalles

El día de Versalles estaba previsto llegar pronto para ver el palacio antes de que empezaran las grandes Aguas musicales, pero entre dejar comida preparada, unas cosas y otras llegamos a las 10 y pico al parking de Versalles, estaba hasta arriba. Aparcamos y nos fuimos acercando al palacio, pero ya la hora que era no nos iba a dar tiempo a ver mucho así que nos fuimos directamente a los jardines, pagamos la entrada (no valía el Paris Musem Pass (PMP), pasamos y estuvimos curioseando las fuentes de arriba y el trenecito, del que sacamos los tickets para montar más tarde.

También me tocó discutir con el conductor que quería que nos montasemos ya y a nosotros no nos venía bien queriamos ver las fuentes.

La realidad es que si es bonito cuando no funcionan las fuentes, cuando funcionan es una pasada, además la música parece que no pero mejora, para que veais la diferencia os pongo la gran explanada con las fuentes funcionando y sin funcionar:

Estuvimos paseando y viendo distintas fuentes, luego como a las 11 y pico cogimos el trenecito hasta el petit Trianon, allí estrenamos los PMP, a la salida del palacio estuvimos viendo sus jardines y el dominio de Maria Antonieta, que jolín lo que necesitaba la sra. para entretenerse
No se si se aprecia en las fotos, pero tanto en los jardines de Versalles como en el dominio de Maria Antonieta había flores por todas partes, parecía primavera.

Desde el dominio de Maria Antonieta fuimos paseando por los jardines hasta el Grand Trianon, los niños estaban cansadillos y eso que La Pequeña Exploradora iba en la mochila y hasta echó algún sueñecillo, Miniviajero consiguió que su padre le llevara algún rato a caballito.

Entramos también en el Grand Trianon que no nos gustó demasiado porque no se podía ver bien porque todas las salas estaban llenas de maniquies con diseños de como interpretaban los modistos actuales la moda de otro tiempo .....

Al salir volvimos a coger el tren y ya hacia la salida y a la casita a comer.

Comimos y mientras el padre y los hijos pasaban la tarde en la pisci yo me armé de sombrero, cámaras de fotos y agua -hacía bastante calor (unos 35º)- y me volví hacia el palacio, intenté coger el tren pero entre que la máquina de billetes no funcionaba y que se me escapó uno, al final me decidí por el autobús, en unos 15 minutos estaba.

Entré en el palacio pero solo fui capaz de ver los aposentos del rey, la cantidad de gente que había me agobiaba mucho no, muchísimo, parecia la línea 6 en hora punta.

Así que aproveché para pasear y seguir viendo fuentes, la visita finalizó en el baño de Neptuno que la ponian en marcha justo antes de cerrar.
Esperando que la pusieran en marcha cayeron cuatro gotas pero la cosa no fue a más, así que volví a la casita pasando previamente por el super a hacer el avituallamiento.

Llegué a la casita y seguian en la pisci, así que tuve que pasar por allí a recoger la llave, la Pequeña Exploradora decidió que se venía conmigo, así que me entretuve más de la cuenta y cuando ibamos a salir empezó a caer el diluvio universal, así que me quedé sin piscina.

La verdad es que nos estaba haciendo unos días de lujo, hasta el día anterior habíamos estado con sol pero sin mucho calor (entre 18º y 22º) y ese día a pesar del chaparrón lo habíamos podido aprovechar bien porque debían ser alrededor de las 19 cuando empezó a llover.

No hay comentarios:

Publicar un comentario