martes, 27 de septiembre de 2011

Le Tour de France. Paris

En la entrada anterior se me olvidó contar que esa noche volvimos ha hacer "Panés" para que los crios comieran en Paris. Casi sin darnos cuenta ya llevabamos 8 días de viaje, así que estabamos a domingo 4 de septiembre.

Estuvo toda la noche lloviendo, pero justo paró nada más levantarnos, conseguimos darnos prisa y llegar pronto a la estación pero una vez allí empezaron los contratiempos, la máquina de sacar billetes no funcionaba y no había taquillas, así que cuando llegó el tren nos subimos (nosotros y bastantes más turistas  en la misma situación) y por fin llegamos a Notre Dame-Saint Michel eran más o menos las 10 de la mañana así que nos pusimos en la cola para subir a las torres que abrían a esa hora, no había demasiada cola debimos esperar 10 o 15 minutos.

A pesar de que ibamos sin silla ibamos bastante cargados, mochila con los arreos de los niños, bolsa nevera pequeña con la comida, mochila con la niña, chubasqueros, .... la subida a las torres se hizo un poco dura, Miniviajero subió por su pié aunque gruñendo, yo llevaba a la Pequeña Exploradora en la mochila y me las vi y me las desee, y el padre viajero llevaba el resto de los trastos.

Una vez llegamos arriba las vistas merecían la pena, en algún momento tuve que bajar a la niña de la mochila porque no podíamos pasar por lo estrecho que era, a ellos les entusiasmó, además habían visto hacía poco la peli del jorobado y se acordaban de gárgolas y campanas.
Bajamos y estuvimos viendo la catedral por dentro y por fuera, yo pensaba que justo antes de las misas no dejaban pasar a las iglesias, pero no debe ser así porque estando dentro empezó una misa cantada.

Desde allí nos fuimos al mercado de flores y pájaros, que a los enanos les encantó y claro salieron con regalito, unas miniregaderas.

Luego estuvimos en Saint Chapelle que no había demasiada gente, de hecho esperamos un par de minutos de cola para pasar el control de seguridad únicamente. Una vez dentro la visita un poco deslucida porque obviamente las vidrieras son más bonitas con sol y el día seguía fúnebre.

De allí fuimos a la Concergerie que está justo al lado, aquí la Pequeña Exploradora se durmió en la mochila, a Miniviajero le hizo más o menos gracia porque vió las celdas y como el día anterior habíamos hablado bastante de Maria Antonieta, pareció interesarle.

Cuando salimos cruzamos a la plaza del Hotel de Ville y por la otra orilla fuimos al puente de los mosqueteros (Pont Neuf), el cual cruzamos y empezamos a buscar donde comprar algo de comer para los mayores, descubrimos una plaza preciosa justo enfrente de la "punta" de la isla y acabamos comprando unos bocatas casi enfrente de Saint Chapelle, de hecho comimos en la plaza de Lutece enfrente de Saint Chapelle y junto al mercado de flores y pájaros.

Terminamos de comer y fuimos dando una vuelta al Louvre, llegamos y había una cola gigante, cruzaba todo el patio interior y parte del de la pirámide, era primer domingo de mes y la visita era gratuita, a nosotros aqui la PMP nos sirvió para no esperar cola ya que entramos por una entrada distinta (especial para grupos y PMP) y no esperamos cola, eran aproximadamente las 15:00 h. Estuvimos viendo parte de la exposición de Egipto y una vez que vimos las momias empezamos a buscar la salida.
En un momento vi que el viajero padre llevaba el bolso abierto, le avisé y le habían robado la cartera, ahí empezó lo peor del viaje, llamamos inmediatamente para anular las tarjetas y fuimos a información a ver donde podiamos poner la denuncia, cuando llegamos a información que tuvimos que poner una especie de denuncia allí tambien eran las 16:00 h. así que en una hora escasa que estuvimos en el Louvre nos tocó la china.

Desde allí fuimos la plaza de Saint Honoré que era la comisaría más cercana a poner la denuncia, como había bastante gente y teníamos las entradas para la torre Eiffel a las 18:30, despues de un rato allí, me cogí a los niños y me fuí caminando hacia la Torre, con la Pequeña Exploradora en la mochila y Miniviajero (que se portó de cine) de la mano, incluso nos dió tiempo a hacer alguna foto curiosa.

A mitad de camino nos llamó el Explorador padre y nos dijo que se les había estropeado el ordenador que le habían dicho que volviera otro día o que fuera a otra comisaria y que en la torre Eiffel había una, así que se lió a correr para llegar a tiempo a subir a la torre.

Al llegar nosotros preguntamos donde estaba la comisaria y estaba en una de las patas, esperamos y enseguida llegó el Viajero padre corriendo, llego con el tiempo justo así que fuimos a nuestra entrada y subimos, menos mal que solo cogimos entradas para la segunda planta porque según salimos a la terraza, la Pequeña Exploradora empezó a chillar que no, que nos ibamos a caer que a la escalera y eso que iba en la mochila, Miniviajero no chílló pero tampoco estaba muy convencido, de hecho le propusimos subir hasta arriba y no quiso, así que dimos la vuelta de rigor, aprovechamos para hacer alguna foto y de vuelta a la comisaría.
En esta solo había unos chicos preguntando algo, pero cuando les contamos nos dijeron aque allí no podiamos poner la denuncia que teniamos que ir a la prefectura de inválidos, así que hacia inválidos que fuimos, al llegar allí había muchisima gente y unos chavales detenidos justo en unos bancos delante de la gente que esperaba, así que otra vez cogí a los niños y las llaves del coche y me fuí al camping.

Al final el viajero padre despues de estar varias horas en esta comisaria tampoco pudo poner la denuncia, llegó al camping a más de las 12 reventado, así que cambiamos los planes del día siguiente, nos levantamos un poco más tarde y a las 9 salimos del camping dirección la comisaria de Versalles donde un policia muy majo nos puso un sello en los papeles que le habían dado en la primera comisaría, hizo una fotocopia de la denuncia y del libro de familia e hizo una denuncia adicional en francés para que pudiera conducir, así que a las 9:30 por fin saliamos en dirección de Disneyland París

No hay comentarios:

Publicar un comentario