miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cafes

Algo muy internacional, prácticamente en todos los paises del mundo puedes encontrarlo, claro que no en todos es tan normal como aqui tomar café fuera de casa.

Además cada sitio tiene su "special Coffe", así llamaban en una terraza del Todo Incluido de República Dominicana a un café que preparaban con ron quemado y nata que estaba de muerte, pero como esa terraza solo la abrían a algunas horas, solo lo pudimos disfrutar un día.

Otro café espectacular fue un Vienés en el café Sacher de Viena, con una tarta sacher compartida porque el precio era prohibitivo. Era café con leche, nata montada pero poco montada por encima y polvo de cacao.
En Austria otro café curioso fue un café Mozart en Salzsburgo, café con licor Mozart de chocolate, dulce y rico.

Prohibitivo el café de Paris, 18 euros cuatro cafés con hielo, y eso que buscamos un sitio donde ponia cafe noir 2 euros, evidentemente protestamos y su respuesta fue que 2 euros era el café normal que para hielo ponian más café, y además cobraban el hielo, increible, cuatro euros y medio cada café. La última vez que estuvimos dimos de merendar a los niños en una terraza y pedimos unos cafés noir, esta vez como ya nos lo sabiamos los pedimos sin aditamentes y "solo" fueron 6 euros dos cafés solos.

A buen precio y exquisitos los capuchinos italianos, siempre y cuando no los tomes en sitios muy concretos, tomamos muchos y no nos "clavaron" excepto en un café en la plaza de San Marcos de Venezia que tenía hasta orquesta y como curiosidad en el tiquet venía el precio del café y el precio de la música.

Para cortar con cuchillo el café griego, ponen muy poquito y no puedes apurarlo porque está lleno de posos, si le echas azucar tienes que dejarlo reposar un rato, si vas en verano tienes la opción de pedir un frapé que es una especie de granizado de café muy dulce.

Y malo, malo el café de muchos hoteles grandes ya sea en España o fuera, todos los que tienen máquina de botoncitos, mejor tomar te.

Y riquisimo en todo el levante español el café bombón, no se nota que soy golosa ¿a que no?

2 comentarios:

  1. Cafeinómano confeso e irredento no puedo más que gruñir y protestar hasta la extenuación.

    En Madrid, España y fuera de estas fronteras, que por el mero hecho de existir ya aprietan como fajas, el café es cada vez peor (y peor, y peor, y peor, y peor).

    Eeeeeeh, no me vale que por ser golosa te parezca bueno el café bombón. Engañar la sustancia del asunto con glucosa no es solución ;-) aunque con un poco de azúcar la medicina que os dan... :-p

    Dentro y fuera de España cafés entre malos y peores. ¿Precios? Ná, al laito mismo de Opera un café Vienés ya sale por 6-8 euros la última vez que pasé; y todavía estoy esperando que aparezca la sinfónica con la marcha Radetzki en ristre ¡qué menos!. Ya que me cobraban como turista perdido y sin pasaporte no tuve más que ciscarme en sus muelas en varios idiomas. Quid pro quo o algo así ;)

    Saludotes,

    Jose

    ResponderEliminar
  2. Es que tu tambien tienes unas ideas, mira que intentar tomar un vienes en Madrid, es como tomar un cocido en viena ....

    Cerca de Opera en la plaza de Oriente hay un café, según llegas desde ópera a la izda. caro no carisimo, pero que el café está rico y hay veces que hay música en vivo (un piano)

    besos

    ResponderEliminar