jueves, 20 de octubre de 2011

Le Tour de France. Disneyland Paris (o Eurodisney) III

Amanecia nuestro último dia en Disney, ya veiamos en el horizonte el fin de las vacaciones aunque todavía nos quedaban dos dias más por Francia y otro par por España Rolling Eyes.
La noche anterior habiamos decidido madrugar pero no en exceso y en vez de aprovechar las horas mágicas recoger más o menos rápido, estar a las 9 en la piscina del hotel que nos había encantado y aprovechar que a esa hora habría poquita gente.

Hicimos rápido el tetris del maletero (ya teníamos práctica) y a las 8:50 estábamos en el "Trail Principal" del Resort, como la piscina no abría hasta las 9 estuvimos curioseando por el poblado indio y acechando un conejillo.

No conseguimos pillarlo, así que nos fuimos a la piscina, que como podeis comprobar estaba casi vacia y ese día si funcionaban los Jacuzzi, además preguntamos por el tobogán y lo abrieron para nosotros, la lástima fue que no la pudimos disfrutar mucho porque teníamos que devolver las llaves y llegar al parking del parque antes de las 11.

De la piscina al aparcamiento "Winnie" (a los alojados en las cabañas el primer y el último día les reservan plaza de aparcamiento muy cerca de la entrada en una zona especialmente vigilada ya que al no haber guardamaletas estas se quedan en el coche).

Eran casi las 11 cuando entrábamos a los Estudios, Mini-viajero y el padre se fueron a Nemo (Crush Coaster)  que había 50 minutos, la Pequeña Exploradora y yo averiguamos que el Play House disney en castellano era a las 11:30 así que echamos un vistazo al perrito que el lunes tenía poca gente y la había gustado, pero aunque decía que 15 minutos, cuando llevabamos 20 esperando todavía nos faltaba bastante así que nos fuimos a ver el espectáculo.

Entramos y en pre-show no estaba demasiado convencida pero como había dibujos y tal medio-medio, al entrar en la zona del show iba con ella en brazos y la gente es bastante bestia, estuvieron a punto de tirarnos así que no pillamos buen sitio, pero un cast member que lo vió me dijo que nos esperasemos y que si no había minusválidos cuando cerrasen nos podíamos poner en la zona especialmente habilitada. Finalmente lo vimos desde allí. A ella la gustó mucho, a mi me pareció pelín cutre, menos mal que no vino Mini-Viajero porque se notaba mucho que eran marionetas, además eran pequeñas y se hubiese, cuando menos, extrañado.
Cuando casi había acabado el show llamó el Papá viajero a ver donde estábamos, así que cuando salimos allí estaban esperando. Miniviajero estaba emocionado con la montaña rusa, le encantó.
De allí nos fuimos a Buzzlightyear, por el camino nos encontramos con el Trenecito de los personajes bailando, que nos encantó a todos.

Cuando llegamos al Buzz no había mucha gente (10 minutos) entraron padre e hijo y mientras yo fui a por los Fast pass para El Tren de la mina ( Big Thunder Mountain), a la vuelta en el fuerte me encontré con una compañera de trabajo, marido e hijos (!Que ilusión hace encontrarse con alguien cuando estás tan lejos de casa!).
Llegamos al Buzz e hicimos el baby switch, al salir ya era la hora de comer. Teniamos reserva en el Agrabah que nos había entusiasmado la primera vez y los otros dos días estaba cerrado. Llegamos y la primera en la frente, cuando le decimos a la de la caja que a la niña no la gusta el menú Natama que si hay algo del menú que pudiera comer, nos dice que no pero que nos cobra el menú ShockedShockedShocked, obviamente la dijimos que no, que llevabamos su comida y no ibamos a pagar 10,95 solo porque entrara la niña. Ella hablaba muy poco castellano, así que llamó a otra que hablaba más, la expliqué lo que pasaba y que si la niña no podía comer nada de lo que había que sacaba su comida segura pero que no iba a pagar por una comida que no iba a comer, al final no nos cobraron su comida pero tampoco nos dejaron usar el bono de comida rápida que correspondia ni en la comida ni luego con el té.

La comida tan rica como la otra vez, claro que te tiene que gustar la comida mediterraneo-oriental, kebab, hummus, musaca, falafel, ensaladas de legumbres especiadas y variadas, cus-cus, ... Miniviajero tomó muslos de pollo y arroz, porque a él eso no le gustó demasiado. Pero lo mejor los postres con el té verde (el té se paga aparte) vaclavá y otros pastelitos tipo árabe, crepes, tartas, ....

La idea era salir montar en el tran de la mina e irnos antes de las 16:00 porque se suponia que teniamos que llegar antes de las 19 h. en Mesland (Valle del Loira). Llegamos bien al Tren de la mina y sin esperar cola montamos Mini-viajero y yo con nuestro Fast pass, cuando entramos en el tunel oscuro y se empiezan a oir los tiros yo pensé que le iba a asusta, pero no encantado, salimos del tunel y me dice !como me gusta mamá!.
Salimos e hicimos el baby switch, así que montó dos veces seguidas, al salir intentamos montar en el barco del missisipi (Thunder Mesa Riverboat Landing), pero justo salió cuando llegabamos, intenté ir a la casa encantada (Phantom Manor) pero había mucha cola, así que finalmente hicimos algunas compras y alguna foto más y salimos del parque a casi las 17 h... ibamos con el tiempo justo y los niños venga a gruñir que no querían irse.
Nos montamos en el coche y no habíamos salido del aparcamiento cuando la Pequeña Exploradora ya estaba frita, a Miniviajero le pusimos la mini tele e hizo el viaje sin dar absolutamente nada de guerra.

Pero nosotros ibamos cuando menos nerviosos, aunque el GPS nos llevó bastante bien en el maremagnum de carreteras/autovias/autopistas de los alrededores de Paris ibamos fatal de tiempo y había bastante tráfico, así que veíamos que no llegabamos.

Y efectivamente no llegamos, eran las 19:20 cuando llegabamos a la puerta del camping y recepción estaba cerrada Rolling Eyes, en ese momento se despertó la Pequeña Exploradora, yo me bajé del coche a ver si había algún teléfono y según me acercaba a la recepción vi que había dos sobres en una especie de mostradorcillo, al acercarme más vi que en uno ponía mi nombre Laughing, dentro del sobre había un folleto, la clave para que se levantase la barrera de entrada al camping, las llaves del bungalow, un plano y una carta explicando que al día siguiente había que ir antes de la 10 a recepción a formalizar la llegada y a pagar la fianza.

Como se nos había hecho tan tarde no teníamos cena, así que aunque ya teniamos donde dormir todavía teníamos un problema.

La casita estaba genial (la mejor del viaje), el camping tambien pero el pueblo en el que estaba tenía ¿10? ¿15? casas, mientras el Viajero consorte bajaba las maletas fui a ver si el super del camping estaba abierto o si habría alguna posibilidad de cenar en el restaurante.

Por el camino vi las pisicinas (la descubierta con toboganes), castillos hinchables, camas elásticas, un bungalow que era piscina de bolas, pistas de tenis, una especie de pista americana de columpios... una pasada.

Al llegar al restaurante vi que tenian pollos asados y pizzas para llevar de encargo, así que hablé con el hombre que me garantizó el pollo pero no las patatas, así que encargué un pollo.

A la que ibamos a recoger el pollo se vinieron los bichines conmigo así que como podeis imaginar el pollo se quedó helado, ellos pasaron por todos los chismes.

Por fin cenamos y a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario