domingo, 19 de septiembre de 2010

Como se cambia viajando

Antes me daba igual, salir por un día, por un fin de semana o por más tiempo, al igual que la distancia que hubiera, una ciudad, una playa o en medio del campo....
No era problema hacer 300 km en el día para ir a comer o a ver alguna cosa, o llegar un viernes a la 1 a donde fuera y el domingo chuparse 5 horas de caravana.

Ahora para ir en el día o en la tarde no más de 50 km, un fin semana máximo dos horas (salvo excepciones ineludibles), se planifican paradas, sitios donde comer, dormir ......

Siempre llevo comida por lo menos para los niños, especialmente para la pequeña alergica, si salimos una tarde merienda para los dos y cena para la pequeña, además de posibles chuches, si vamos para todo el día os podeis imaginar, comida, merienda, cena, posibles chuches...... nevera de hielo, nevera electrica para enchufar al coche, si el tema se alarga y hay que hacer noche, además de posibles desayunos, comidas y cenas preparadas y por preparar, la batidora, la babycook, vamos que parecemos gitanos.

Para una vez que se me ocurre irnos de puente sin buscar previamente donde había atención médica, hubo que llamar al 112 y acabar llendo de urgencias a un hospital a casi 100 km en una ambulancia, menos mal que solo fue un susto.

El tema equipaje no alimenticio lo dejo para otro día porque eso da para un post completo ;-)

Lo que no ha cambiado es que sigo disfrutandolo, tanto durante el viaje como previamente preparandolo que es casi tan bueno como vivirlo (por lo menos dura más) ;-) me puedo tirar meses preparando un viaje .

No hay comentarios:

Publicar un comentario