lunes, 2 de abril de 2012

Las Tablas de Daimiel. Marzo 2012

Voy con un retraso considerable, pero se va haciendo lo que se puede.

El pasado puente de marzo nuestra casita todavia no estaba habitable, nuestra economia no estaba para excesos, pero nuestro mono de salir era tremendo, así que pensamos hacer una escapadita en un día a un objetivo cercano.

Miniviajero llevaba tiempo dando la lata que queria volver porque allí se ven muchos pájaros (sigue diciendo que quiere ser ornitólogo), pero el tema no se presentaba muy bien.

El jueves antes a mediodia me llamaron del colegio que Miniviajero estaba con fiebre, para el día en cuestión amaneció regulín pero insistió en que nos fueramos.

Preparamos los "Panés" y carretera y manta. Es un lugar que ya conocemos todos así que tampoco pasaba nada si no llegabamos muy pronto.

Efectivamente llegamos justo para comer y darle apiretal a Miniviajero que estaba con décimas. Los Panés los comimos en un merendero sombreado que hay junto al centro principal de visitantes, que ya conociamos.

Despues de comer decidimos hacer una ruta que nunca habíamos hecho el itinerario de la Torre de Prado Ancho, desde el principio nos sorprendió la cantidad de agua, no esperabamos demasiada y había bastante:

El paseo es muy agradable por una senda marcada (casi todo el camino tiene una senda de madera sobre la que se camina).
Pasamos por varios miradores donde pudimos ver silbones, fochas y algún pato más que yo no recuerdo, desde lo alto de la torre se veía gran parte del parque.
La vuelta al centro de interpretación fue más complicada, habíamos dejado la silla en el coche, la Pequeña Exploradora estaba cansada, Miniviajero andaba muy fastidiado y conseguimos llegar a duras penas.

Una vez de vuelta en el centro de interpretación merendaron y nos fuimos, con silla incluida, a la laguna de aclimatación allí hay una o dos parejas de casi todos los tipos de "patos" que hay habitualmente en el parque, aunque estaba bastante jorobadillo Miniviajero gozó ese rato.

Por cierto todo el camino lo hicimos con su guia de Aves de España, las dos guias que le envió Jose y una miniguia de Daimiel que le ha regalado su profe.

Despues intentamos hacer la senda de la Isla del Pan pero Miniviajero se durmió en la silla de su hermana, con lo que a la Pequeña Exploradora hubo que llevarla a caballito, así que hicimos el recorrido corto y de vuelta para casa.

No era un buen dia para viajar, últimamente nos persigue la mala suerte, hoy no tenía que estar aqui escribiendo, estaba previsto que nos fueramos a Alcalá de Henares con el abuelo en vez de con el padre (que tiene que trabajar) a ver cigüeñas pero el abuelo a amanecido pachucho.

1 comentario:

  1. Recuerdo ver Daimiel como lo muestras en la foto, pero yo era muy joven, luego volví y era casi un secarral, volví nuevamente y ya volvía a haber algo más de agua. Espero que siga así para siempre. Es maravilloso.

    ResponderEliminar