sábado, 30 de julio de 2011

Puente Santiago 2011. Santa Pola

Esta vez ha tocado repetir Santa Pola, me temo que no será la última, no es mi lugar favorito pero ....

Mini-viajero se fue antes (acompañado por supuesto)en tren,  la pequeña Exploradora y nosotros nos fuimos el viernes, tuvimos suerte porque pudimos salir relativamente pronto, tiramos por la carretera de Andalucia y la nueva de pago, a pesar de que encontramos atasco no tardamos demasiado.

El puente en si ha sido tranquilito, playa, restaurantes, paseos y el gran descubrimiento de Mini-viajero El Pola-park.

Como curiosidad a la hora de comer fuera de casa, la pequeña exploradora con su alergia al huevo no puede comer muchas cosas, pero ella no tiene problema si la preguntas te pide "gamitas" (gambitas) y/o "arrocito" (paella, arroz a banda, ....) las "gamitas" las suele tomar al ajillo para que no haya problemas de que hayan hecho unos huevos antes en la plancha y la tia se pone morada, las pedimos en dos sitios, en el primero no estaban mal, pero en el segundo eran exquisitas, gambas rojas grandes con un sabor excepcional, allí tambien tomamos un arroz a banda bastante rico. El problema es que al mini-viajero la paella o similar no le entusiasma, así que él pide otra cosa ;-)

La playa de Santa Pola, tiene su encanto para los niños, apenas cubre, el agua está calentita y no tiene apenas olas, pero a mi la verdad es que no me entusiasma, a mi me gusta que haya alguna ola y que no me tenga que meter kilometros para nadar.
Además la arena tan fina me da un poco de repelus, cosa que creo que tambien le pasa a la Pequeña Exploradora, estabamos las dos en la arena, yo intentando leer y ella haciendo castillos, cada dos por tres teniamos que ir a la "fuente" (el lavapies para el resto del mundo) porque se ensuciaba las manos, cada vez que ibamos además de lavarse las manos, se lavaba los pies y medio cuerpo, incluso una de las veces cuando parecia que habia terminado la veo que se baja el bañador:

- ¿Que haces?
- "Lavo culo. Teno arena"

Vamos que se dió una ducha entera. El grande como ya ha aprendido a nadar sin manguitos no queria salir del agua ni atado.

Por las noches tocó Pola-Park, la primera noche, la enana estaba dormida y estuvimos dando una vuelta de reconocimiento. No dejan pasar comida hay carteles por todas partes y lo anuncian a cada rato por los altavoces, pero nadie te mira nada y no deben ser muy extrictos ya que vi varios niños comiendo sanwich de casa. Una vez explorado el parque (la entrada es gratuita), estuvimos jugando al mini-golf con mini-viajero con la promesa de que al dia siguiente iriamos con la enana despierta y les pondriamos la pulsera.

Así que al dia siguiente volvimos, las atracciones no están mal, se lo pasaron en grande, los mayores tuvimos algún percance en una atracción con escaleras y pasillos que andaban solos, pero tampoco fue nada.

Yo me tuve que volver sola el día 25, porque el 26 trabajaba, ellos se quedaron un dia más. Volví en tren y la vuelta fue un poco horrorosa, al lado llevaba a un sr. que no paró de roncar durante las tres primeras horas de viaje, ya me acordé de porque cuando estaba en Ronda iba siempre en preferente.....

3 comentarios:

  1. ¿En Preferente hay un botón inhibidor de ronquidos? }:-)

    Jose

    ResponderEliminar
  2. No, no hay botón inhibidor, lo que hay son 40 cm de separación entre el asiento individual y los que van "pareados", por lo menos el tipo no te ronca en la oreja ....
    Menudo viajecito me dió.

    ResponderEliminar
  3. Pues es distancia, sí... Sigh... me has hecho recordar aquellos vagones de los trenes nocturnos, camino de la playa; viaje nocturno y compartimentos como de a ocho personas... ¡Señor qué noches! y ¡Señor qué despertares! Costumbrimos en esencia.

    Jose

    ResponderEliminar